Hacer callar los acúfenos

Hacer callar los acúfenos

Este artículo está escrito en colaboración con la Semana del Sonido.

La mayoría de la gente ya han experimentado un ruido agudo después de haber sido expuestos a sonidos fuertes como durante un concierto de música, una circulación intensa o la atmósfera de un estadio. Este ruido se difumina en general después de cierto momento y constituye un fenómeno natural. Sin embargo, algunas personas escuchan estos sonidos incluso sin querer, y pueden ser apenas audibles o molestos. ¡Si te suena algo, quizás ya sea hora de consultar a un médico!

 

Los acúfenos afectan entre 10 a 15 por ciento de las personas en el mundo y se hacen cada vez más frecuente con la edad. Una persona de 3 con  más de 55 años de edad se ve afectada en unas condiciones yendo de ligeras a graves.

A menudo,  se percibe como un ruido de timbre sin fuente exterior,  y esto en una o dos orejas,  o de manera más central en la cabeza. Puede asemejarse a la forma de un zumbido, un siseo, de un tintineo, de un chasquido, de un traqueteo, de un tic tac, de un pitido o de una miríada de otros sonidos, incluido un sonido puro y estable.

Más que una enfermedad, se trata de un síntoma que resulta de diversas causas subyacentes, en particular lesiones auditivas, una pérdida auditiva debido al ruido o relacionado con la edad, infecciones de la oreja, tumores de los nervios auditivos de la oreja interna, migrañas,  traumatismos cráneo,  una acumulación de cerumen, etc.



Los acúfenos agudos

La forma más expandida acúfenos es la versión aguda, que empieza en reacción a un acontecimiento exterior. El ejemplo más común es un zumbido de las orejas después de haber asistido a un concierto de música  ruidoso, haber sido expuesto a una circulación ruidosa o a fuegos artificiales. Se produce porque las ondas sonoras atraviesan el conducto auditivo hasta la oreja media e interna, donde las células ciliadas que se sitúan en una parte de la cóclea ayudan a transformar estas ondas sonoras en señales eléctricas que después irán a la corteza auditiva del cerebro vía el nervio auditivo. Cuando las células ciliadas están dañadas, los circuitos del cerebro no reciben las señales que esperan. Esto estimula una actividad anormal en las neuronas,  que da la ilusión de un sonido. Entre otros ejemplos de acúfenos agudos, se pueden citar la acumulación de cerumen que interfiere con las vías sonoras, las infecciones y algunas medicamentos ototóxicos, por los cuales los acúfenos desaparecen en cuanto se elimine el problema subyacente, o poco después. Una definición del acúfeno,  en comparación con la experiencia normal del ruido en la oreja, es un ruido que dura 5 minutos al menos dos veces a la semana. Pueden ser presentes de manera permanente o por intermitencia, algunas personas no son conscientes de ello todo el tiempo, pero solamente, por ejemplo, durante la noche, cuando hay menos ruido ambiental para taparlos.


Imagen 1 : Ilustración de la oreja y de las vías auditivas hacia el cerebro. Las células ciliadas de la cóclea ayudan a transformar las ondas auditivas en señales eléctricas que irán al cerebro vía el nervio auditivo. La perturbación de esta vía puede provocar acúfenos agudos, mientras que el daño de la cóclea puede provocar una versión crónica.



Los acúfenos crónicos

Si los sonidos persisten durante seis meses o más,  se habla de acúfenos crónicos.  Las causas son similares a las de los acúfenos agudos,  pero más graves. Se trata generalmente de lesiones de la oreja interna, o más directamente de las células ciliadas de la cóclea. Los acúfenos no tratados se agravan a menudo con la edad y con la acumulación de daños, y pueden hacerse tan importantes que afectan las actividades cotidianas, los niveles de concentración, el sueño, etc. Aunque los acúfenos sean incurables, pueden ser atenuados al comprender y tratar el problema subyacente.

 

Los acúfenos objetivos

Los acúfenos son subjetivos en la gran mayoría de los casos, es decir que se trata de un sonido que tan solo la persona afectada puede percibir. En una minoría de casos, los acúfenos son objetivos, es decir que pueden ser detectados por otras personas. A veces son causados por contracciones musculares, castañeteo de mandíbula, la dislocación de pequeños huesos alrededor de la zona de la oreja, o incluso una alteración del flujo sanguíneo, llamada acúfeno pulsátil.  Este tipo de acúfeno resulta de un aumento de las turbulencias sanguíneas cerca de la oreja interna, por ejemplo en caso de aterosclerosis o de humus venoso. En escasos casos, los acúfenos pulsátiles pueden ser el síntoma de afecciones potencialmente mortales como un aneurisma de la arteria carótida o una disección de la arteria carótida.Los acúfenos pulsátiles también pueden indicar una  vasculitis, o más precisamente una arteritis células gigantes,  y deben tenerse en cuenta durante el diagnóstico.

 



No hay verdadero tratamiento pero existen soluciones

Actualmente, no existe ningún tratamiento para los acúfenos, pero los pacientes no están abandonados a sí mismos. Ningún enfoque único funciona para todo el mundo,  y cierta combinación de tratamiento puede ser necesaria para encontrar el mejor enfoque.

La terapia cognitivo comportamental tiende a hacer el sonido menos molesto y menos perceptible, incluso más silencioso. Puede mejorar considerablemente la calidad de vida de los pacientes que sufren trastornos graves.

La terapia de readaptación a los acúfenos tiende a acostumbrar el sistema auditivo a las señales acústicas, volviéndose menos perceptibles o molestos. Parte del hecho de que los  acúfenos resultan de una actividad neuronal anormal causada por una perturbación o una lesión de la vía auditiva. Se utiliza la terapia sonora para generar  ruidos de bajo nivel y sonidos ambientales que corresponden a la altura,  al volumen y a la cantidad del acúfeno del paciente,  al taparlo.

El disimulo de la señal del acúfeno es otra manera de atenuar el acoso persistente de los sonidos acufenos, en particular durante las horas de sueño. Unos generadores de sonidos móviles o de mesa fueron usados para este fin. Pueden producir sonidos yendo desde un silencio suave a tonalidades aleatorias, una música suave, ruidos de lluvia, caída de agua u olas, susurro de hojas u otros.

El hecho de tener un sonido persistente que le molesta a cada minuto de su vida puede volverse molesto, perturbador, o incluso distrayente en un sentido peligroso.  Tal vez los acúfenos no pongan en peligro la vida en sí misma,  pero la negligencia y la desinformación pueden provocar complicaciones inútiles y una disminución de la calidad de vida, estrés y, en el peor de los casos, una depresión y trastornos del sueño. Aunque ninguna medicación sea aprobada todavía por su tratamiento, existen alternativas prometedoras que se estudian actualmente, como las estimulaciones magnéticas transcraneales repetitivas, las estimulaciones cerebrales profundas y la estimulación de la oreja interna, en particular de la cóclea.




References:

1.       Han BI, Lee HW, Kim TY, Lim JS, Shin KS (March 2009). "Tinnitus: characteristics, causes, mechanisms, and treatments". Journal of Clinical Neurology. 5 (1): 11–19. doi:10.3988/jcn.2009.5.1.11. PMC 2686891.

2.       Langguth, B; Kreuzer, PM; Kleinjung, T; De Ridder, D (September 2013). "Tinnitus: causes and clinical management". The Lancet Neurology. 12 (9): 920–30. doi:10.1016/S1474-4422(13)70160-1. PMID 23948178. S2CID 13402806.

3.       Levine, RA; Oron, Y (2015). "Tinnitus". The Human Auditory System – Fundamental Organization and Clinical Disorders. Handbook of Clinical Neurology. 129. pp. 409–31. doi:10.1016/B978-0-444-62630-1.00023-8. ISBN 9780444626301. PMID 25726282.

4.       https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/tinnitus/symptoms-causes/syc-20350156

5.       https://www.health.harvard.edu/diseases-and-conditions/tinnitus-ringing-in-the-ears-and-what-to-do-about-it

6.       https://www.nidcd.nih.gov/health/tinnitus

7.       https://www.ata.org/understanding-facts



Comentario ( 0 ) :
Agregar un comentario :
person
chat
close
Responder a :
person
chat

Suscríbete a nuestro boletín

Publicamos contenido regularmente, manténgase actualizado suscribiéndose a nuestro boletín.